sábado, 10 de julio de 2010

LA FUSIÓN DE MUNDOS



¡Soy un peligro para las criaturas de Dios!

Yo creo que de las diferentes perspectivas que hay para conocer el alma humana, los actos de bondad no resultan ser tan definitorios como lo son los actos y las reacciones provocados por situaciones de alto estrés, donde el alma se queda sin defensas y afloran, de manera genuina, los verdaderos colores del alma.

Aquella noche, la lluvia azotaba fuerte mis cristales. Parecía tormenta, pero no estaba segura si lo era. Nunca veo el pronóstico del tiempo. Aún si lo viera, el de Miami, resulta siempre incierto, improbable, astuto. Estaba agotada por eso me volé un par de altos antes de la lluvia. Mi único fin era llegar a casa lo más pronto posible, a como diera lugar. La lluvia no sería impedimento. Mi visibilidad era nula, pero no detuve el carro. Debí. Todo pasó como en cámara lenta. ¡Qué inconsciente, el pobre!, ¡salirse así! Lo vi a lo lejos cruzarse en mi camino. Bueno, en realidad, no era tan lejos. El carro patinó, con cierto encanto yo bien diría, como una patinadora profesional de hielo. Viéndolo desde ese punto, el chillido de las llantas fue como un fondo musical aterrador. El incidente fue inevitable. El carro lo golpeo, le pasó encima, lo dejó tirado ahí. Yo pegué un grito ahogado, los ojos y el rostro se me llenaron de lágrimas al instante, mi mente quedó en blanco. Pero no detuve el automóvil. Del susto y ya sin intenciones, me volé un alto más. Llegué a casa antes de lo imaginado, hecha un mar de tormentos.

Ella, de niñas, nos llamaba princesas. No nos contaba cuentos, pero nos llenaba de libros, muchos de ellos. Él tampoco nos contaba nada, pero llenaba nuestros anaqueles de caricaturas de Walt-Disney, de todas las que salían. Libros y caricaturas: de princesas, doncellas y damiselas; de dragones furiosos que arrojaban fuego por sus fauces o brujas perversas que hacían maleficios; de príncipes buenmozo o encantados, magos, caballeros valientes, plebeyos o lacayos que pasaban mil aventuras en bosques floridos, desiertos áridos o mares coléricos; de historias de castillos de cristal, hielo o arena, de castillos mágicos que flotaban en el aire o se erguían en la cima de una colina hermosa. Nadie nos dijo que los cuentos aquellos, no eran realidad.

Ella, de niñas, nos llamaba princesas, pero nos crió de manera que supiéramos hacer de todo…no cómo las princesas. Desde muy pequeñas ella nos inculcó a la idea de ser independientes: aprendimos a preparar nuestros propios alimentos; a hacer lo necesario para que siempre tuviéramos ropa limpia (lavar, tender, doblar, planchar); a saber cómo mantener limpio un hogar ( y créanme cuando les digo que con cuatro mascotas nunca fue fácil); a pegar botones o meter dobladillos (que por cierto, odié y hasta la fecha sigo odiando hacer); a mantener un jardín hermoso y en general, yo diría que a trabajar duro para conseguir lo que queríamos y hasta para lo que no. Él nos ensenó actividades un poco más masculinas: a cambiar lámparas fundidas; a arreglar una llave que gotea; a cambiar tanques de gas o a prender el calentador; a cambiar los fusibles cuando se iba la luz; a matar (o sacar) esos animalejos (serpientes, iguanas) que buscaban refugio del maldito sol raja-piedras de nuestra calurosa tierra Yucateca y que se colaban cuando, por error, dejábamos la puerta de nuestro patio frondoso abierta.

Entre libros y caricaturas de fantasías y actividades prontas a nuestra edad, creo,
crecimos con dos realidades paralelas. Y en este mundo real donde, atiborrados de trabajo, no hay tiempo de nada más que correr, las series de libros del mundo de la fantasía como Harry Potter, Narnia, El señor de los anillos y recientemente Crepúsculo (Twilight), no sólo permiten momentos de escape fascinantes y mágicos, sino que, también, se han convertido en grandes obsesiones. Tantísimo como sus películas.

De acuerdo a la concepción freudiana la fantasía representa la realización de un deseo, sea este consciente o inconsciente. El grado de fascinación que me provocan ese mundo de fantasía y de magia es tal, que he llegado a preguntarme si la simpleza con la que se desarrolla el mundo real pueda provocar en mí el deseo inconsciente de vivir en un mundo que no existe más que en la imaginación, los libros y las películas. Viéndolo desde el punto de vista positivo, ignorando por completo cualquier patología psicológica, tomemos como cierta la teoría de que las fantasías son un ingrediente esencial y básico puesto en la mente del ser humano, como una meta a conquistar en su vida real.

La pregunta del millón es sí al hacer de la fantasía (algo que por naturaleza propia es irreal) una meta a seguir, resulta obvio entender que la meta será inalcanzable, al menos en el mundo real. Me pregunto si al involucrarnos por horas en la lectura o en el cine, nuestro subconsciente entiende que siempre el mundo real y el de la fantasía serán mundos paralelos porque los esquemas que definen a cada mundo no sólo no pueden conjugarse y confundirse, sino lo que resulta peor, chocan entre ellos.

Sin duda alguna y con pena ajena reconozco que la imagen del Facebook de mi amiga, donde aparece mi nombre “tagueado” es un ejemplo claro de lo que resultaría una catastrófica fusión de estos mundos tan distintos. En primer plano, en la mesa, Jazmín, Ariel (la sirenita), Cenicienta y Bella fuman y beben en excesos. Mulán duerme sobre la mesa con varias botellas tiradas junto a ella. Las ratoncitas fuman, toman y juegan póker en medio de la mesa. Una princesa, de la cual desconozco su identidad, aparece con una botella empinada en la boca y a su lado, la zapatilla de Cenicienta. En un segundo plano, se alcanza a ver a Pocahontas y Blancanieves aprendiendo a bailar el “tubo”. “Ladies Night” es titulada la sátira de las princesas. Mi amiga Sabrina responde riendo que es nuestro futuro. Yo también me rio al pensar que así serían los cuentos de princesas si la fusión de los mundos llegara a existir. Las princesas modernas, me burlo y me rio más.

Aquella noche de lluvia inquieta, bajo el estrés constante de mi corre-corre habitual conocí la parte oscura de mi alma en el momento que, cuando se requería de valentía, me ganó la cobardía y salí huyendo de la escena del crimen. Dejé aquel cuerpo inválido, inerte. Ni siquiera miré el retrovisor. El peor de mis temores fue que mis mundos se hubieran fusionado. Me aterroricé, ese pensamiento me volvió loca. Destino despiadado y acerbo que al beberlo de golpe me hizo desear que el mundo de la fantasía, que tanto adoraba y en el que había creído toda mi vida, no existiera más. Papá hubiera aplaudido, pero yo sabía que mamá y nené (mi hermana menor) nunca entenderían que el día en el que mi príncipe azul, mi príncipe encantando (en forma de sapo) saltó a mí para besarme y conquistar mi amor, yo lo dejé hecho mierda sobre el asfalto y salí huyendo de él como alma que llevaba el diablo.

La Fusion de los Mundos Paralelos (cont..)
Por Elizabeth Ojeda


Mientra esto sucedia, en la otra dimension, la del mundo paralelo, la lluvia habia arreciado tanto que le impedia totalmente la visibilidad a los conductores de los vehiculos y poco a poco los iba obligando a bajar la velocidad y a avanzar a paso de rueda, hasta llegar el momento de detenerlos totalmente.

De pronto, justo ahi, frente al semaforo cuyas luces difusas apenas se distiguian en el torrencial aguacero, un resplandor ilumino totalmente el area, como si hubiera caido un rayo, y la luz de mil bombillas iridiscentes iluminaron la escena trajica de la pbre criatura que acababa de ser atropellada y barrida sobre el pavimento, ciertamente, la del pobre sapo que se lanzara en salto suicida buscando romper el hechico que sobre el pesaba y le devolviera a su condicion real.

La luz era cegadora y deslumbrante y tintilaba como si miles de diamantes giraran en torbellino y lanzaran destellos de tonos multicolores, por momentos azulados, otros violaceos o carmesi, en ocasiones, dorados y esmaldinos, pero siempre en una danza fantastica que se extendia al universo entero. El silencio era imponente y magestuoso. Hasta las mismas gotas de la lluvia que caian lentamente, tambien habian enmudecido para no profonar la solemnidad de aquel momento y ahora se habian detenido en el aire y quedaron como flotando en una atmosfera congelada en el tiempo.

De pronto, comenzo todo a girar, como en un remolino, en torno a los restos de aquella pobre criatura y las mil chispas de colores iridiscentes comenzaron a tomar la forma de una escencia angelical de belleza indescriptible y unica, en tanto que una voz, mas dulce que cualquier voz que jamas pudiera escucharse, como si fuera el tanido de campanas celestiales, traspasaba el silencio de aquel instante eterno en que los dos universos paralelos, en el infinito, habian tenido un punto de interseccion:

"Criatura de la Luz, tu hechizo se ha roto y has recuperado tu alma por cuanto tu sacrificio ha salvado la vida de una mortal, de una de esas criaturas tan amadas por el Senor que fue capaz de ofrecer por ellas, su propia vida en la Cruz, que si tu no te hubieras lanzado bajo las llantas de su vehiculo, asi como venia manejando, como loca, hubiera sido ella la que hubiera terminado barrida en el asfalto de algun boulevard, y tu sabes Angel guardian, como se hubiera desgarrado de dolor, el Corazon de Nuestro Amado Señor"

Un instante y todo recobro su anterior velocidad, tiempo, espacio, forma y dimension y los mundos paralelos que por un instante se habian unido en un punto del infinito volvieron de nuevo a ser dos mundos paralelos en la inmensidad.

La lluvia siguio cayendo con estruendo, los rayos siguieron hendiendo la voluta celestial, los vehiculos siguieron circulando en el atestado carrefour y los conductores siguieron pisando el pedal del acelerador sin mirar atras.

2 comentarios:

Clón Adrián dijo...

Me atrapó, mientras leía tenía ansias de saber qué pasó después. Es agradable encontrar escritos así, le agradezco al azar.

JOHANNA dijo...

Clon Adrian

Gracias mil. Yo le agradezco igual al azar te haya traido aqui. Espero visites mas seguido. te pido disculpas por no haber contestado antes...como ya dije anteriormente...soy la peor bloggera del mundo =) saludos